CASCATENG
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)
ÁNGEL CALVO ULLOA

Ángel Calvo Ulloa nació en un lugar muy pequeño plagado de infames personajes. En la facultad en la que realizó sus estudios jamás le hablaron de la crítica ni el comisariado, por eso ahora dedica sus días a leer, escribir y de vez en cuando hace alguna exposición. Adora viajar y sentirse pequeño en una gran ciudad. También adora volver a casa a odiar de nuevo ese pequeño lugar.

15 enero 2014

Miren Doiz

2014 es un nuevo paso dentro de la labor que el comisario David Barro ha llevado a cabo dentro del campo de la pintura. El MAC –antes MACUF- de A Coruña ha sacado adelante este proyecto expositivo y editorial que tiene como objetivo agrupar a una serie de pintores -cuarenta para ser exactos- españoles o residentes en España que forman parte de una generación que ha cobrado protagonismo en los últimos años.

El punto de partida es la exposición 1980, realizada en 1979 en la galería Juana Mordó por Juan Manuel Bonet, Ángel González García y Francisco Rivas en cuyo texto ya se establecían puntos de plena actualidad. "Los mentideros artísticos parecen muy preocupados por la crisis y el estreñimiento del mercado. Parecen olvidar, sin embargo, que las crisis sólo son superables excitando el mercado, provocándolo si es necesario. Los pusilánimes optan por el encogimiento; allá ellos. Pero ahora más que nunca, es necesario dar pasos adelante y arriesgarse".

2014/Antes de irse, que podrá verse hasta el 30 de marzo de 2014, está formada por siete grandes espacios que albergan intervenciones y trabajos específicos como los de Miren Doiz, Laura González Cabrera o Guillermo Mora con piezas de Jerónimo Elespe, Philipp Fröhlich, Santiago Giralda o Alain Urrutia, que se ha despachado a gusto con un gran lienzo flanqueado por dos piezas de menor tamaño y que es, sin lugar a dudas, el punto fuerte de la exposición. Tampoco se queda atrás Miren Doiz, la artista de Iruña presenta un trabajo que destaca por un desarrollo circular, sin frentes abiertos que permitan la fuga. Obliga a introducirse en el espacio y este nos rodea por completo ocupando incluso el techo de la sala.

La exposición destaca por su amplitud tanto espacial como de referentes a la hora de hablar de pintura en este país. De Jerónimo Elespe a Miren Doiz o de Philipp Fröhlich a Laura González Cabrera el abanico es amplio, qué duda cabe. Echar de menos a algunos artistas o de más a otros también es sano y quiere decir que hay más.

2014 son una serie de Ideas sobre la pintura, un trabajo llevado a cabo Antes de irse. Ese anuncio de salida o de huida, de cambio de paradigma, corresponde con los cuarenta años que David Barro cumplirá en 2014, antes de la clausura de esta muestra. Honrosa mención para el MAC, museo de las extensas afueras de Madrid, del perímetro periférico de seiscientos kilómetros que se ha establecido desde el centro de la tierra, por sacar adelante una programación de nivel.

La publicación que surge de este proyecto llega en forma de cuidada edición que sin duda supondrá una de las catalogaciones del año dentro del panorama estatal. El texto de 1980 rezaba: […] “resulta obvio que no es ésta una exposición de grupo, ni mucho menos de tendencia. Nuestra lista ni es cerrada ni pretende agotar el tema. Por motivos de espacio han quedado fuera varios nombres que cuentan, y con los que por supuesto habrá que seguir contando.” Viendo los motivos que han llevado a Barro a realizar 2014, se supone que la idea es más o menos la misma, cerrar una lista de artistas que él considera representativa, pero consciente de que existirán voces discrepantes que pensarán que ni están todos los que son ni son todos los que están.

Ninguno de estos diez pintores que hemos elegido están aún representados en el Museo Español de Arte Contemporáneo, ninguno ha sido seleccionado jamás para las Bienales Internacionales, ninguno ha podido mostrarnos las grandes exposiciones de que es capaz, ninguno cuenta con monografías ni estudios importantes, la mayoría apenas puede vivir de su obra, y hasta hay quien -¡a estas alturas del siglo!- hace figura de auténtico maldito.

Aquellos diez consiguieron salir adelante, los cuarenta que nos ocupan ahora vuelven a encontrarse con los mismos problemas, siguen sin poder vivir de su trabajo. Por esa razón, catalogar tiene que servir para definir y abrir vías, para lograr que como mínimo el artista sea artista como el fontanero es fontanero.


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)


A*DESK | contact@a-desk.org