CASCATENG
"A desk is a dangerous place from which to watch the world" (John Le Carré)
A*DESK

A*DESK, Instituto Independiente de Crítica y Arte Contemporáneo, se dedica a la formación, la edición y la investigación en torno a la crítica de arte contemporáneo. Bajo la visión de que el pensamiento crítico hace libres a los individuos, su misión es reivindicar activamente el valor de la crítica: generar debate en torno al arte contemporáneo, dotar al individuo de libertad de opinión e impulsar, así, la cultura.

21 agosto 2017

... Manel Clot habla en su texto de "la pérdida de las capacidades analíticas y situacionales propias, un hecho este que a veces planea por encima de lo que podríamos denominar la escena multiplicada -por otro lado, inmersa en acelerados procesos de reconfiguración tecnocultural y de reubicación productiva y espacial- e intensificada de las prácticas artísticas contemporáneas. Tal vez deberíamos recuperar aquella experiencia de sujeto político en la postmodernidad que ha propuesto Chantal Mouffe, "un sujeto construido en el punto de intersección de la multiplicidad de posiciones de sujeto" [1], un sujeto, por tanto, no unitario, y aplicarlo a la construcción y confección del mapa relacional en el que desarrollar, y con una cierta amplitud de miras, las prácticas respectivas y las interacciones mutuas del texto del artista y del texto del crítico." e inevitablemente nos viene a la cabeza un texto (podrian ser más del) de un autor único, portador del cut-up en su ADN, maestro de los zigzags culturales (no solamente en lo que a referentes se refiere, también en cuanto estratos y niveles de cultura) y la transversalidad, capaz de coordinar un taller sobre emociones en A*DESK y sentarse más abajo que los participantes, autor de varios ensayos y un par de libros y autor de varias colaboraciones en A*DESK, siempre en el marco (o desde) una subjetividad interseccionada, casi múltiple.

Texto de referencia:http://a-desk.org/highlights/_ELOY-...

(1)X EX ÉXODO es una microficción para spoken word. Fue concebida en 2011, con el título En todas partes, en el marco del proyecto Afterpop Fernández & Fernández, que realizo con el escritor Agustín Fernández Mallo [2], e incoporada al set Personificación, en que alternamos distintos textos que giran en torno a la construcción tecnológica, semiótica y corporativa de la identidad, combinando crítica cultural, poesía y teoría de género. El texto fue presentado en otras ocasiones como el show colectivo Anti-Sant Valentí, que organizamos en 2014 en el CCCB Álex Brahim, José Antonio Delgado y yo mismo, y en el que participaron una treintena de personas que, a lo largo de tres horas, leyeron, cantaron o representaron versiones cómicas o aberrantes del género de la declaración amorosa.

Exodus International es la empresa que lidera el mercado de la reorientación sexual. El perfil de su cliente es cristiano, suburbial y sin estudios. Desde Tejas, desde Denver, desde Boston, centenares de creyentes peregrinan a su sede, con el fardo de la culpa y los morrales de la fe [3]. Cursos. Campus. Testimonios de la hombría recobrada. Terapeutas comprensivos y lesbianas redimidas acompañan al rebaño hacia la luz. Esta vía y no esta otra lleva al goce que es hermoso a los ojos del Señor [4].

Cell 19 es un comando de acción directa inspirado en las guerrillas feministas que florecieron en Boston a finales de los sesenta [5]. Uno de sus miembros se infiltró en Exodus haciéndose pasar por lesbiana arrepentida . Una vez completado su proceso curativo solicitó el ingreso en la orden y prosperó hasta convertirse en asistente del monitor. Éste, redimido a su vez, trataba de sentirse interesado por ella [6]. Una noche la invitó a cenar y ella envenenó su bistec con una droga suave. A la mañana siguiente entró en el aula y se hizo cargo del grupo. “Hoy”, dijo, “terapia de aversión” [7].

Perfect Circle es un videoblog especializado en una parafilia singular. Todos sus vídeos siguen el mismo patrón. Ocho personas, desnudas, se disponen de pie, una tras la otra, formando una circunferencia. Cada una de ellas aplica sus labios al esfínter de su predecesora y, a una señal convenida, orinan, coordinadas, ofreciendo, y recibiendo a la vez, y creando un flujo ininterrumpido. El Círculo urinario perfecto, que habrá de durar dos minutos, sigue el precepto sadiano (“mantengamos el orden” [8]) y el protocolo internauta: haz tu video y cuélgalo.

God is Everywhere es un hiperblog donde los internautas refieren signos inequívocos de la existencia de Dios. Entre los posts más leídos de este mes destacan una aparición mariana, el vívido sueño de un pastor andaluz y el vigésimo tercer comentario al ya célebre vídeo de la productora Cell19 “Exodus Ex-Ex-Dykes Piss Outing” [9] escrito en el muro de Perfect Circle, donde un usuario, identificado como I’mInControl, llama nuestra atención sobre un pasaje de la película: “1:37: La expresión de la morena de rizos al capturar con la lengua esa gota que se perdía muslo abajo me he traído a la memoria un instante inolvidable del martirio de Santa Bárbara” [10].

KOSMOPOLIS 2011// Afterpop. Fernández&Fernández from CCCB on Vimeo.

[1] Chantal Mouffe, El retorno de lo político. Paidós. Barcelona, 1999.

[2] Afterpop Fernández & Fernández @ Kosmpolis (CCCB) http://www.cccb.org/es/multimedia/v... En todas partes, min. 23.30-28.00

[3] Entre 1976 y 2013 Exdous fue una de las pocas empresas norteamericanas que disfrutó de una posición cuasi monopolística, que le permitía interpelar, desde su sede en Orlando (Florida), a la mayor parte de sus consumidores potenciales. Las severas leyes anti-monopolio que rigen la economía mercantil en los Estados Unidos nunca se aplicaron a su caso. Aunque era bien visible y generaba pingües beneficios, el mercado de la reasignación sexual, entendido como un segmento del Mercado de la Mediación Afectiva, no ha sido reconocido como actividad empresarial, y ha quedado en un terreno difuso entre las prácticas terapéuticas, las actividades de beneficencia y el escoltismo con causa.

[4] El campus de reafirmación de género en espacios naturales fue el principal procedimiento de socialización biopolítica corporativa, que se combinaba con las pseudoterapias psicológicas y la publicación de literatura paracientífica. Su antecedente directo es la sociedad de los Boy Scouts, que, en su documento fundacional, redactado en 1910 en la localidad de Irving (Texas), proclamaba la necesidad de “combatir las fuerzas de feminización” por medio de un programa de actividades regladas al aire libre. Estos procesos de retirada al campo y reconexión con el cuerpo propio (supuestamente “perdido” en el sindiós del libertinaje metropolitano) tienen su origen en el último tercio del siglo XIX. En ellos se combinan tres elementos de la cultura finisecular norteamericana: el naturalismo de base romántica literaturizado y encarnado por Henry David Thoreau, la crisis de la masculinidad generada por el auge de los movimientos sufragistas y la cultura viril gimnástica de inspiración británica.

[5] Esta milicia ficcional está inspirada en la guerrilla cultural Cell 16, un grupo de liberación femenina que fue creado, a caballo entre Boston y Chicago, bajo la inspiración de Valerie Solanas y su Manifiesto SCUM, que vio la luz en 1967. Entre el año siguiente y su disolución en 1973 la célula desarrolló acciones callejeras de resistencia y perturbación de género que incluían el uso de vestuario militar. Su fundadora, Roxanne Dunbar-Ortiz, que había sido activista contra la Guerra del Vietnam, trasladó a la praxis del grupo algunas técnicas de guerrilla, llevando a cabo, de esta manera, la transición entre un feminismo pacifista de inspiración beauvoirana y un estilo de vindicación revolucionaria basado en la acción directa.

[6] “Tengo mucha curiosidad por ver qué hace Gabrielle Bell con el Manifiesto SCUM”. Son palabras de la mismísima Michelle Obama. La Primera Dama saliente las pronunció en un discurso en la universidad Sarah Lawrence poco después de que se filtrara a la red que Bell, dibujante especializada en autoficción gráfica, estaba preparando una adaptación al cómic de la teoría de Solanas. Lo explica la propia autora en su volumen memorialístico The Voyeurs (2012), donde refiere cómo, en el fragor de un evento cultural, con alguna copa de más, había fantaseado en voz alta con esa posibilidad… y al día siguiente la blogosfera comiquera echaba humo con especulaciones y supuestos acerca del libro por venir. Ansiosa ante tal expectativa, inesperadamente aburrida por el manifiesto –“cada vez que lo cogía me quedaba roque”-, Bell termina llamando a su madre, quien había conocido a su autora en el Nueva York de los sesenta y está convencida de haber visto, en un cine X de Tokyo, una improbabilísima versión del libro. El desarrollo de esa anécdota es una perfecta alegoría del problema Solanas en la creación contemporánea, con todos sus elementos: el valor denotativo del libro como pura radicalidad protopunk, la dificultad de “traducir” sus tesis al lenguaje del feminismo actual (la adaptación nunca llega a realizarse), su efectividad oral y performativa, más que conceptual: lo que acaba haciendo Bell es hablar de él en una alocución pública. Es una vía que también habían seguido la cantautora Lynda Hoyle, con su caberetesco Hymn to Valerie Solanas (1971) y, por las mismas fechas en que Bell trabajaba en su proyecto, la artista italiana Chiara Fumai en su conferencia teatral CF Reads Valerie Solanas. En la relación maternofilial, que es uno de los temas principales de la obra de Bell, la referencia al Manifiesto SCUM funciona como un mediador que permite negociar la transición generacional, verbalizar las respectivas dificultades de pareja y expresar una serie de emociones, de la gama de los sentimientos inmorales, suscitados por algunas relaciones amorosas con hombres. Esos afectos se van definiendo de tal manera que la misandria de Solanas (“el gen Y, masculino, es un gen X femenino incompleto”) aparece como un error que era necesario que alguien cometiera: una extremitud del sentir o Polo Norte de la sentimentalidad que resulta útil para orientarse en latitudes más benignas y cartografiar los terrenos habitables.

[7] Un caso local inspiró la redacción de este texto: el de la barcelonesa Policlínica Tibidabo, que en junio 2010 fue denunciada por sus prácticas curacionistas, claramente inspiradas en el ejemplo de Exodus. En el debate al respecto Josep Antoni Duran i Lleida ofició como abogado del diablo, defendiendo, en su artículo “La Generalitat y la homosexualidad”, el “derecho de los gais a dejar de serlo”. En el Barómetro del CIS publicado en abril de ese mismo año el dirigente de UDC aparecía como el político mejor valorado de España. Cabe recordar que los parlamentarios de Unió habían votado en contra de la Ley del Matrimonio Universal del 30 de junio de 2005, y que en febrero del 2007 apoyaron con sus votos la fallida iniciativa parlamentaria del PP para derogar dicha Ley.

[8] “Una voluntad de sistematización propia del enciclopedismo”, como ha señalado Antonio Monegal en su estudio Sade pedagogo, que introduce la más reciente edición española de La filosofía en el tocador (Austral, 2016). La clasificación taxonómica de las prácticas sexuales –el lado caliente de la Ilustración- halla su versión contemporánea en la pormenorizada clasificación de gustos, querencias y filias que organiza el consumo de las pornografías en el mundo digital, definiendo un cibermundo que es estructuralmente sadiano por definición y ocasionalmente sádico por añadidura.

[9] La figura del gay que “se cura” en primera instancia para “recaer” a posteriori, y que termina abandonando la secta –y, con ella, la idea patológica de su orientación- conformó un nuevo sujeto biopolítico: el ex ex gay o superviviente de terapia de reasignación, cuyo caso cero fue el pastor Günter Baum. Esta configuración de la identidad bajo el signo de un doble ex vendría a confirmar las tesis que, desde el freudismo hasta la teoría cuír, han descrito la modelación pública de las masculinidades heterosexuales como un proceso fundado en la negación originaria de aquellos roles y actitudes que constituyen la alteridad del “hombre” o su heterodoxia. Desde esta perspectiva la medicalización anacrónica de la orientación sexual y su moldeado en las praxis hipersociales (en grupos de apoyo) e individuales (en las guías de autoayuda) puede entenderse como una deriva paracientífica o acientífica de ese negacionismo fundacional.

[10] Al disolverse Exodus en 2013 el texto perdió su vínculo con la actualidad, lo que me condujo a cambiar la rutina performativa de los recitales, presentándolo, en algunos casos, con aclaraciones como las que aquí he incluido y, en otras ocasiones, prescindiendo de él. Pero lamentablemente el relato ha dejado de ser solo un documento curioso de la barbarie reciente. Desde finales del año pasado la doctrina medicalizadora ha experimentado un inesperado rebrote en España, protagonizado por la agrupación ultracatólica HazteOir. Durante el mes de noviembre HazteOir distribuyó en colegios del país un total de 100.000 folletos contrainformativos repletos de graves admoniciones contra “la doctrina de género” en la fase primaria del sistema educativo.

Este uso de estrategias de agitación y propaganda por parte de la extrema derecha parece responder a la percepción de la propia marginalidad del grupo, y de su programática, en un país que, según el estudio del PEW Reserach Center de 2013, tiene el índice de homofobia más bajo del mundo. Este es un dato al que la prensa de derechas ha dado tan poco relieve como la de izquierdas, porque a ambas, por razones distintas, les conviene ignorar o pasar por alto que en España resulta ser el lugar donde ese grave problema tiene una gravedad menos acentuada. También aquí hay otra forma de negacionismo, en la notoria dificultad para asumir el carácter exhomofóbico de un país, y para aceptar que, a pesar de todos los pasados, la reorientación –la de las fobias, que siempre las hay- puede producirse en un lapso de dos generaciones.

A lo largo de la tercera semana de enero HazteOir convocó una “jornada de formación” sobre cambio de orientación sexual, que fue difundida con anuncios a toda página en diarios de tirada nacional. El acto estuvo a cargo de Richard Cohen, autor del libelo Comprender y sanar la homosexualidad y director de la International Healing Foundation, que nació en 1990 como una tímida competencia de Exodus y que hoy se ha convertido en el referente de su mercado.


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

¿Un mensaje, un comentario?
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)


A*DESK | contact@a-desk.org